El anciano y la prostituta

.

Va paseando un anciano por la calle principal de la ciudad. Cuando pasa por delante de un club de alterne, una prostituta le invita a pasar.
-Lo siento señora, pero es que ya no puedo.
-Ánimo Señor. Pase al local que nosotras le ayudamos a que todo salga bien.
-Que no, que no. Muchas gracias pero es que no puedo.
Sea Ud valiente-insiste la prostituta-por lo menos inténtelo.
Tanto insistir,tanto insistir,  que al final el anciano acepto y pasó al reservado con la chica. Su actuación fue de sobresaliente. Tres veces le hizo el amor  y además la hizo gozar como nadie lo había hecho.
La profesional, aún jadeando, se dirigió al anciano y le dijo:
-“Ha estado Ud. como un auténtico jabato, y decía que no podía.

-No me has entendido hija. Si yo hacer el amor si que puedo. Lo que no puedo, con  la pensión que tengo, es PAGAR EL SERVICIO.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies