Archives

La bombilla de los pobres

Dicen que somos un País del primer mundo y con una economía fuerte a pesar de que ya llevamos demasiados años   padeciendo esta puñetera crisis.

Lo que está claro es que los que han provocado esta crisis, no son los que la están sufriendo ni los que la están pagando.

Los obreros que tienen la suerte de tener trabajo, hacen más horas y cobran menos. Y como a perro flaco, todo son pulgas, las eléctricas no paran de subir el recibo de la luz.

Como hay que buscar soluciones alternativas y baratas, os quiero hablar de La Bombilla de los Pobres:

Alfredo Moser es un mecánico brasileño que tuvo una idea especialmente brillante en el año 2002, después de sufrir uno de los frecuentes apagones que afectaban a Uberaba, la ciudad en la que vive al sur de Brasil.

Cansado de los fallos eléctricos, Moser empezó a jugar con la idea de la refracción de la luz solar en el agua y al poco tiempo había inventado la bombilla de los pobres. El ingenio es sencillo y al alcance de cualquiera: una botella de plástico de dos litros llena de agua a la que se añade algo de lejía para preservarla de las algas.

La botella se coloca en un agujero del tejado y se ajusta con resina de poliéster.

¿El resultado? Iluminación gratuita y ecológica durante el día, especialmente útil para chabolas y construcciones precarias que apenas tienen ventanas.

En función de la intensidad del sol, la potencia de estas bombillas artesanales oscila entre los  40 y los 60 vatios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies